lunes, 14 de septiembre de 2020

Milhojas de Bizcocho con Nata

 


Deliciosas milhojas, diferentes y a la vez riquísimas. Hechas de bizcocho y rellenas de nata, ummmm…





Para el Bizcocho:

5 huevos

1 yema de huevo

75 gr de azúcar

1 cucharadita de azúcar avainillado

90 gr de harina

½ cucharadita de levadura en polvo

Para el Almíbar:

50 gr de azúcar

30 ml de agua

30 ml de ron

Para el Relleno:

350 gr de nata para montar

1 cucharada de azúcar glas

Para la Decoración:

Unas bolas de chocolate

50 gr de chocolate negro fondant

Una cucharadita de cacao en polvo






Para hacer el Bizcocho:

Casca los huevos en un cuenco, incorpora la yema, los 2 tipos de azúcar y bate con varillas eléctricas hasta doblar el volumen. Añade a la mezcla la harina y la levadura tamizadas, y remueve con una espátula de arriba abajo, hasta que se incorporen.


Vierte la preparación sobre una placa de horno cubierta con papel sulfurizado y extiéndela bien, con una espátula, para que quede lisa. 


Cuece la preparación en el horno, precalentado a 200º, durante 12-14 minutos, hasta que el bizcocho empiece a tener un color dorado.


Retira del horno, extiende otra hoja de papel sobre la superficie de trabajo y da la vuelta a la placa, dejando caer la lamina de bizcocho.
Retira el papel de encima y corta rectángulos de 14x10 cm.



Prepara el Almíbar:
Cose en un cazo el azúcar con el agua, hasta formar un almíbar ligero, agrega el ron y deja enfriar.


Para el Relleno:
Bate la nata muy fría con la cucharada de azúcar con ayuda de unas varillas eléctricas. Introdúcela en una manga pastelera con boquilla rizada.

Pinta los bizcochos con el almíbar. Coloca un rectángulo de bizcocho como base, cubre con rosetones de nata, coloca otra placa de bizcocho encima y vuelve a cubrir con rosetones de nata. Termina con otra placa de bizcocho y decora con 
3 o 4 rosetones de nata, bolas de chocolate, chocolate rayado y el cacao espolvoreado.



Y ahora toca disfrutarlas que están de lujo!!!!




jueves, 27 de agosto de 2020

Tarta de Queso y Fresas

 

Super rica, una combinación deliciosa. Una tarta ideal para este tiempo veraniego.




Para la base:

150 gr de galletas

80 gr de mantequilla

Para la mousse de queso con fresas:

350 gr de fresas

350 gr de queso crema 

400 ml de nata para montar 

120 gr de azúcar

7 gr de gelatina en polvo

Para la cobertura:

150 gr de fresas

4 gr de gelatina en polvo

50 gr de azúcar

Adorno:

100 gr de fresas

Unos arándanos

Mermelada de fresa






Comenzamos la receta poniendo los 7 gr de gelatinas a hidratar. Añadimos un par de cucharaditas de agua y removemos. 
El siguiente paso será preparar la base de galletas. Trituramos las galletas, la mezclamos con la mantequilla fundida. 
Repartiremos esta mezcla sobre el fondo de un molde desmontable. Apretamos bien con el dorso de una cuchara para que se asiente bien y quede una capa compacta. Metemos en el frigo.


Ahora vamos a preparar las fresas. Escogemos unas 8-10 fresas no muy grandes y les cortamos el pedúnculo. Las cortamos por la mitad, estas serán las que formarán los laterales de la tarta. El resto de fresas las cortaremos a daditos para usar en el relleno. Reservamos.


Es el momento de preparar la mousse de queso. En un bol mezclamos el queso crema con 50 ml de nata y el azúcar. Calentamos al baño maría o al microondas hasta que el queso esté fundido. Mezclamos bien hasta tener una crema homogénea, añadimos la gelatina (7 gr) escurrida y volvemos a mezclar hasta que se disuelva. Dejamos reposar la crema hasta que esté a temperatura ambiente.


Cuando la crema esté ya fría montamos la nata. Recordad que la nata debe estar bien fría para montar (yo también pongo en el frigo el bol y las varillas de la batidora).


Añadimos un poco de nata montada al bol de la crema de queso que tenemos ya fría y mezclamos. Esto ayudará que luego se integren mejor las dos cosas. Añadimos ahora la nata montada poco a poco a la crema de queso y removemos suavemente y con movimientos envolventes hasta tener una textura homogénea.


Colocamos las fresas que teníamos cortadas en el molde bien apoyadas en la pared y con el corte hacia fuera. Es importante que queden bien pegadas para que la tarta quede bonita.


Vertemos la mousse de queso sobre la base de galletas, intercalando con trocitos de fresa que teníamos ya cortados. Alisamos y dejamos de nuevo en el frigo para que la crema asiente y se enfríe bien durante, al menos 5 horas (a mí me gusta dejarla de un día para otro).



Una vez la tarta ya está fría preparamos la gelatina. Dejamos hidratar los 4 gr de gelatina con dos cucharaditas de agua. Trituramos las fresas con el azúcar y unos 50 ml de agua. Calentamos el puré (no hace falta que hierva) y disolvemos la gelatina. Esperamos que pierda temperatura y, cuando esté a temperatura ambiente, la vertemos sobre la tarta con cuidado. Dejamos de nuevo en el frigo para que la gelatina cuaje.


Decoración: Se puede decorar al gusto.
Yo la he decorado con fresas cortadas a laminas, formando flores, y con unos arándanos. He calentado dos cucharaditas de mermelada de fresa. La he dejado templar, y he pincelado todas las fresas y arándanos con los que he adornado la tarta.
Espero que os haya gustado esta tarta de queso y fresas y por supuesto, que os animéis a hacerla en casa.



lunes, 10 de agosto de 2020

Tarta de Uvas y Queso



Deliciosa combinación de uvas y queso que saben a beso (eso decía mi abuela). Sin horno, fácil de hacer. Fresquita está riquísima!!!!


Base:
Galletas tipo maría 100 gr

Mantequilla 70 gr

Crema:
Mascarpone 250 gr

Yogur griego, natural azucarado

Azúcar glas 50 gr

Nata para montar 200 gr

Hojas de gelatina 5

Uvas sin pepitas 400 gr 



Yo he utilizado un molde desmontable de 18 cm, he forrado lavase con papel vegetal para hornear y acetato en los laterales. También le podéis poner papel vegetal igual que en la base.

Base:
Trituramos las galletas y las mezclamos
con la mantequilla derretida. Lo ponemos en la base de nuestro molde presionando bien y dejamos reposar en el frigo.

Crema:
Semi montamos la nata que debe estar bien fría.
 

Agregamos el azúcar glas, el yogur y el queso, seguimos batiendo hasta lograr una crema.
Hidratamos la gelatina en agua 5 minutos
La escurrimos y calentamos removiendo para que se disuelva. Dejamos templar.
Lavamos bien las uvas y secamos. Partimos en laminas las necesarias para poner sobre los laterales del molde. Reservamos las demás.


Con la gelatina templada la incorporamos con unas varillas manuales a la crema que tenemos preparada.
Ponemos la crema en el molde que tenemos preparado con las uvas.


Una capa de crema y otra de uvas enteras.( guardamos unas cuantas de uvas para adornar la tarta). Repetimos la operación, pero poniendo solo uvas en el centro (os dejo las fotos en mi blog). Terminamos con una capa de crema, (vamos alisando la crema con una espátula).


 


Dejamos reposar en el frigo 4 horas. (a mí me gusta dejarla de un día para otro)
Sacamos del frigo y desmoldamos con cuidado. Terminamos de adornar la tarta con uvas por todo el alrededor. (yo le he cortado un poquitín la base para que asienten en la tarta).
Esta deliciosa y super apetecible para estos días de calor!!!


                     
            

Tartaletas de Frambuesa y Crema Pastelera


Pequeños placeres para golos@s como yo. ¡Están deliciosas! La combinación de crema y frambuesas le da un sabor exquisito.


Ingredientes: para 4 tartaletas

Para la base:

2 rulos de masa quebrada

Para la crema pastelera:

750 ml de leche entera

1 vaina de vainilla

5 yemas

150 gr de azúcar

50 gr de maizena

Decoración:

250 gr de frambuesas



Yo he utilizado 4 tartaletas desmontables de 13 cm 

Crema pastelera:

Poner a hervir la leche + vaina de vainilla (semillas + vaina). Mientras, poner las yemas en un bol y mezclar con el azúcar. Batir bien con las varillas eléctricas hasta que empiece a aclararse el color. Añadir la maizena y mezclar.


Una vez que la leche está infusionada suficientemente de vainilla, retiraremos la vaina y añadiremos poco a poco a la mezcla de yemas. Después lo pondremos todo junto de nuevo en la cacerola a fuego medio sin parar de mezclar con unas varillas hasta que espese.


Tapar con film transparente (que toque la base de la crema), dejar enfriar.
Saca la masa unos minutos antes de utilizarla y con la ayuda de un bol, corta 4 círculos.


Cubre los moldes (previamente engrasados en mantequilla) con la masa quebrada. Pinchar con un tenedor el fondo.


Refrigerar durante 30 min y después hornear 25 min a 180°C. Una vez que el fondo de las tartaletas y la crema pastelera están fríos, aplicaremos una generosa capa de crema pastelera en cada tartaleta. (yo he utilizado una manga pastelera de un solo uso), se puede rellenar con una cucharita, y luego extenderla bien con una espátula.


Coloca de forma pareja las frambuesas.

¡¡Y listo a disfrutar de estas riquísimas tartaletas!!